Inicio Actualidad 2 Seis lecciones de vida que las personas más exitosas del mundo ya...

Seis lecciones de vida que las personas más exitosas del mundo ya aprendieron

403
0
Compartir

¿Qué separa a la gente de negocios más exitosa de la gente común y corriente? Más allá del hecho de que ellos pueden vender y comprar todas tus posesiones cientos de veces, la diferencia es que ellos entienden algunas verdades muy simples sobre la vida y los negocios y las aplican todos los días.

En muchas ocasiones el éxito profesional real aparece después de un cambio de mentalidad seguido por una serie de decisiones estratégicas que resultan en situaciones deseables. Adopta algunas de estas lecciones aquí detalladas y puede ser que te encuentres a ti mismo en el camino hacia el éxito.

La mejor forma de gastar tu dinero es invirtiéndolo

No dejes que las cuentas de Instagram de las celebridades o de los magnates te engañen. Los realmente exitosos saben que la mejor forma de usar su dinero no tiene que ver con comprarse un Rólex o un Ferrari, sino con reinvertir el dinero que ya ganaron en otras empresas con el potencial de producirles aún más ganancias.

Toma a Warren Buffet como ejemplo de una persona que ha vivido una vida bastante austera, considerando que es una de las personas más ricas del planeta. Buffet re invierte el dinero que gana en nuevas empresas en lugar de gastarlo en cosas que pierden su valor con el tiempo.

Encuentra la forma de vivir austeramente para que puedas invertir el dinero que has ahorrado en empresas que puedan hacerte ganar aún más dinero a largo plazo. Un auto nuevo perderá su valor en el momento mismo en que lo saques de la distribuidora, pero un par de acciones en Amazon o una casa en una colonia prometedora pueden darte un buen retorno de inversión.

Lo opuesto del éxito no es el fracaso, sino la falta de acción

Tenemos miedo de fracasar. Es la naturaleza humana. El fracaso puede ser vergonzoso y desmoralizante.

Pero el fracaso no es lo opuesto del éxito. Esto se debe a que el fracaso implica que lo intentaste. Yo he descubierto que la falta de acción es el verdadero antónimo al éxito. Mis mayores logros han sido resultado de tener el valor de buscar lo que quería. Cuando no hice nada por conseguir las cosas fue cuando fracasé, fracasé a la hora de darme a mi mismo una oportunidad de aprendizaje o incluso una oportunidad de haber tenido éxito.

La gente deja que el miedo al fracaso los paralice. Cuando no te pones en acción, no aprendes y haces que el éxito a largo plazo se vea menos posible. Si puedes, intenta no pensar en el fracaso como un fracaso en sí mismo, sino como un paso más en el largo viaje que te llevará a lograr las cosas.

El trabajo no es trabajo si amas lo que haces

Puede ser que hayas escuchado esto muchas veces, pero es verdad. Llegar a la cima de éxito profesional no es algo fácil, por eso la gente que ama lo que hace tiene más probabilidades de ser exitosa que los que ven su trabajo como una obligación.

Para magnates de los negocios como Jeff Bezos o Howard Schultz, el emprendimiento es un componente clave de sus personalidades. Su trabajo les da energía y felicidad.

Transformarte en un profesional exitoso te llevará tiempo, incluso si eres sumamente talentoso. Eso significa que lo mejor será construir una carrera que te inyecte energía para que estés más motivado a la hora de invertir todas las horas que necesitarás invertir para lograr cosas increíbles.

Poner estándares altos para ti mismo es una ventaja competitiva

La excelencia y el éxito son parientes cercanos. Entre más exitosas son las organizaciones, mejores posibilidades tienen de atraer, retener y motivar a la gente más talentosa. Por lo general, estas organizaciones son lideradas por profesionales que se ponen estándares muy altos para sí mismos, y ponen estándares similares para los demás.

Hazte responsable. En lugar de tener excusas por un desempeño mediocre, busca formas de ir un paso más allá para lograr tus objetivos profesionales. Como extra, otra gente talentosa notará tus esfuerzos y te ayudará a expandir tu red de contactos.

Hacer preguntas que parecen obvias no es sinónimo de incompetencia

Así de natural como es temerle al fracaso y posponer la búsqueda de objetivos grandes, también lo es el miedo a parecer tontos enfrente de nuestros compañeros y evitar hacer preguntas como resultado.

Pero algunas de las personas más exitosas son las que no tienen miedo de cuestionar las normas, y al hacerlo, no les avergüenza hacer preguntas que parecen obvias. Suelen ser estas preguntas que tienen que ver con las cuestiones más fundamentales (y por lo tanto las que parecen más obvias) las que llevan a los emprendedores a tener ideas de negocios transformadoras.

La fatiga de tomar decisiones es real y debe ser mitigada cuando sea posible

Steve Jobs era conocido por usar unos jeans y una playera negra. Mark Zuckerberg usa jeans y una playera gris. Al eliminar la carga de tener que seleccionar un outfit todas las mañanas, ambos emprendedores se liberaron para enfocarse en decisiones más productivas.

No estoy diciendo que dones tu clóset, sino que analices la serie de decisiones innecesarias que te forzas a tomar todos los días. Piensa si puedes diseñar una rutina matutina que requiera menos decisiones para que puedas enfocar tu energía en lo que realmente importa para lograr el éxito profesional que buscas.

Tomen nota todos los lectores que aspiran a convertirse en profesionales reconocidos: si quieres triunfar necesitas empezar por cambiar tu mentalidad. Piensa en los esfuerzos como una oportunidad de aprendizaje, más que como una oportunidad para fracasar.

Invierte tu dinero en lugar de gastarlo. Pon la barra alta para ti y para los que te rodean, y enfoca tu energía en hacer algo que ames. Y por último, aunque no menos importante, no tengas miedo de hacer preguntas que parezcan obvias. Los externos que retan el status quo suelen ser los que obtienen los resultados más significativos.

Fuente: Entrepreneur

Comenta y se parte nuestra comunidad

Somos Seguros no es responsable por comentarios emitidos por terceros en el foro.

Compartir