A primera vista luce obvia la respuesta, sin embargo, esto va dirigido para aquellas personas a las cuales no les resulta tan obvio. Este es sin duda el más corto pero práctico de mis artículos escritos hasta ahora.

Un seguro no evitará que el diagnostico sea cáncer, pero sí que pierdas gran parte de tu patrimonio en gastos médicos a fin de curarte tú o un ser querido. – Seguro Médico o también llamado de HCM

Un seguro no evitará que te mueras, pero si que tus hijos y esposa(o) puedan seguir manteniendo similar nivel de vida que les dabas mientras estabas presente y les proveías el sustento. – Seguro de Vida

Un seguro no evitará que choques tu auto o que te lo roben, pero sí que tengas que erogar una cantidad de dinero que no tenías planeado para su reparación o reposición. – Seguro de Auto – Cobertura Amplia

Un seguro no evitará que se incendie tu casa, pero sí que puedas afrontar la reparación sin tener que descapitalizarte, gastando todos tus ahorros. – Póliza de Hogar

Un seguro no evitará que se rompa una tubería en tu casa e inundes a tu vecino del piso inferior, pero sí que tengas que asumir dicha responsabilidad sin comprometer tu capital. – Seguro de Responsabilidad Civil

Un seguro no evita que ocurran los terremotos, pero en caso se destruyan tu negocio o tu casa, puedas volverlos a reponer sin quedar en la ruina. – Seguro de Incendio/Terremoto

Un seguro no evitará que tengas un accidente o una enfermedad repentina mientras te encuentres viajando en el exterior por placer o negocios, pero sí que tengas que destinar dinero no contemplado, para dicha atención médica. – Seguro de Viaje

En definitiva, un seguro solo evita que en caso de que algo imprevisto ocurra, no pierdas parte importante de tu patrimonio y por lo que tanto has luchado y trabajado, ¿simple no? Ahora te invito a pensar con serenidad lo que le pueda dar mayor tranquilidad a tu vida…

Fuente: Enzo D’Angelo