Inicio Actualidad Los seguros cambiarios, una herramienta poco extendida entre las empresas uruguayas

Los seguros cambiarios, una herramienta poco extendida entre las empresas uruguayas

140
0
Compartir

El uso de seguros como forma de mitigar las fluctuaciones del tipo de cambio y en definitiva proteger los negocios es una práctica todavía poco extendida entre las empresas uruguayas.

¿Qué son las coberturas cambiarias? ¿Cómo funcionan? ¿Cuáles son las particularidades del mercado uruguayo? Esos fueron algunos de los puntos abordados este martes por el gerente de ventas de Global Markets de HSBC Uruguay, Santiago Vitacca en un desayuno de trabajo con empresarios de diferentes ramas.

Cualquier empresa que tiene sus ingresos en dólares y gastos en pesos o a la inversa puede cubrirse del riesgo de una caída o suba fuerte del dólar, vendiendo o comprando la moneda estadounidense a plazo, pero con su precio definido de antemano. Un ejemplo son los importadores y exportadores que están expuestos a los vaivenes del billete verde.

Una cobertura o seguro implica que las instituciones bancarias garantizan un determinado tipo de cambio a la compra o la venta (forward), a una fecha futura que puede ser a 30 días como mínimo y a un año como máximo. Así las empresas se aseguran una cotización y se olvidan del riesgo de que el dólar suba o baje durante determinado período de tiempo.

Hasta ahora la experiencia muestra que las empresas uruguayas se preocupa más cuando hay una devaluación de la moneda y en especial cuando son “fenómenos violentos”, que cuando hay una apreciación, dijo Vitacca. “Obviamente tiene componentes psicológicos que deben tener que ver con las experiencias de 1982 y 2002”, afirmó.

Aun así, la penetración de instrumentos para cubrirse del riesgo de tipo de cambio es todavía muy baja. Según Vitacca, en un universo de casi 200 mil empresas que funciona en el país, no son más de 100 o 150 las que utilizan este tipo de productos.

¿Por qué ocurre ello? Un aspecto que en parte podría explicarlo es la manera en que se concibe este tipo de coberturas. “Se visualiza el forward como un negocio de pérdidas y ganancias. Me fue bien en una operación porque el forward me dio plata y vendí bien mis dólares. Entonces sigo con el forward. Compré dólares a $ 32 pero el dólar pegó la vuelta y terminó en $ 30. Entonces perdí plata y me bajo del producto”, relató el ejecutivo para ilustrar lo muchas veces sucede.

Otro aspecto no meno es la velocidad de respuestas que tiene las empresas para procesar las volatilidades. Ante un fenómeno de devaluación de casi 10% como el ocurrido en mayo normalmente las firmas que tienen políticas de cobertura de riesgo cambiario las superan sin pagar costos adicionales, explicó el ejecutivo. En esa lista están los fondos de inversión, las compañías de seguros y las multinacionales.

Pero no pasa lo mismo con las pequeñas y medianas empresas. “Atrás de todo eso aparecen las personas que tienen empresas comunes y que se preocupan, pero llegan en la mitad o en la parte final de los procesos. Eso son los que realmente compran caro y compran mal. Normalmente luego no vuelven al producto”, señaló Vitacca.

Cómo funcionan

El forward es un contrato en el cual una parte se obliga a comprar o vender a otra parte un determinado importe de una moneda recibiendo una contrapartida a un precio que se fija al momento de intercambiar la operación.

Hay básicamente dos modalidades: por entrega física (delivery forward) y por compensación (non delivery forward).

En la primera modalidad, al vencimiento el comprador y el vendedor intercambian las monedas de acuerdo al tipo de cambio pactado. Por ejemplo, el 31 de mayo de 2018 un banco le vendió a una empresa US$ 300 mil a $ 32 y a liquidar en un mes. El 30 de junio se cancela el contrato. Es decir el banco le da los US$ 300 mil y la empresa entrega $ 9,6 millones sea cual sea la cotización ese día.

En el segunda modalidad y utilizando las mismas cifras del caso anterior, cuando vence el contrato se compara el tipo de cambio a esa fecha contra el tipo de cambio del forward, y el diferencial en contra es pagado por la parte que corresponda.

Fuente: El Observador

Comenta y se parte nuestra comunidad

Somos Seguros no es responsable por comentarios emitidos por terceros en el foro.

Compartir