No sólo el regulador: las clasificadoras también están monitoreando el impacto que generan las bajas tasas de interés sobre las compañías de seguros de vida. Esto, en momentos en que son varias las aseguradoras que han anunciado aumentos de capital para hacer frente a las bajas tasas.

Una de ellas es Fitch Ratings, donde la clasificadora ve que “hay varios impactos en la industria”. En Humphreys también están atentos al tema, pues dicen que “este punto se encuentra dentro de los elementos que consideramos en la clasificación de las compañías de seguro”.

Desde ICR comentaron que la agencia crediticia “está monitoreando las medidas a ser adoptadas por las compañías de seguros como consecuencia de la baja en las tasas de interés, así como también las medidas que tomará el regulador en la metodología de cálculo de la tasa de descuento de las reservas de rentas vitalicias”.

Impactos que ven clasificadoras

Foto Cortesía: El crecimiento en pasivos asociado a la menor tasa de descuento ha llevado a un aumento en los niveles de apalancamiento, presionando, en algunas compañías los niveles de holgura patrimonial

Carolina Álvarez, director insurance de Fitch Ratings, explica que son tres los efectos principales: en primer lugar, Álvarez detalla que hay un “efecto en los pasivos, especialmente para las compañías que mantienen obligaciones de cola larga como rentas vitalicias y para aquellas que comercializan Seguros de Invalidez y Sobrevivencia (SIS). 

El segundo impacto radica en que las aseguradoras están tomando más riesgo al momento de invertir: existe un “incremento en el riesgo de inversiones frente a la necesidad de obtener mayores tasas de rentabilidad que permitan mantener márgenes técnicos positivos al mismo tiempo que se mantienen competitivas en el mercado. Fitch ha observado una tendencia creciente en los indicadores de riesgo de inversiones sobre capital”, dice Álvarez.

En ese sentido, la agencia crediticia cree que sería positivo el proyecto de supervisión basada en riesgo que la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) intenta impulsar, pero que sigue detenido en el Congreso en momentos en que el gobierno ha priorizado otras iniciativas, como la reforma tributaria, laboral, y de pensiones.

Álvarez comenta que la mayor toma de riesgo en inversiones por parte de las aseguradoras de vida “se vuelve especialmente relevante en un mercado donde los límites normativos de endeudamiento y holgura patrimonial aún se sustentan en mediciones clásicas y no incorporan ajustes por riesgo de inversiones.

Fitch valora los cambios presentados en la nueva ley de seguros (aún en tramitación) específicamente en cuanto corresponde a la medición de capital basado en riesgo, sin embargo, las mediciones y los diferentes ejercicios realizados por las aseguradoras aún no son públicos, por lo que no se puede tener una comparación respecto a esta evaluación”.

En ese sentido Hernán Jiménez, subgerente de riesgo agrega que “el negocio es viable con sólo mantener la administración de la actual cartera de inversiones y de rentas vitalicias, pero con márgenes decrecientes. A futuro, en teoría el negocio se puede mantener pagando pensiones más reducidas, pero obviamente eso tiene un impacto político que, justa o injustamente, puede llevar a deslegitimar a la industria, tal como sucede con las AFP”.

El ejecutivo de Humphreys y dice que  “si bien se han visto menores tasas en los bonos que se colocaron en los últimos 12 a 24 meses, las inversiones de las principales compañías de seguros de vida que emiten pólizas de seguros previsionales requieren, una tasa de inversionista cercana al 1,3% para cumplir con sus compromisos.

Por lo tanto, existiría capacidad para responder a las renta vitalicias ya vendidas. El problema es para las futuras rentas vitalicias, pero es un problema que afecta más a los jubilados que a las compañías de seguros, por cuanto los primeros verán disminuidas sus pensiones, que es el mecanismo de ajuste que tienen las compañías de seguros para enfrentar la reducción en el retorno de sus inversiones”.

El tercer efecto que ve Fitch “tiene que ver con los índices de holgura de suficiencia de activos, los cuales también han mostrado una tendencia a la baja, aunque aún se mantienen adecuados”, dice Álvarez.

El desafío

Foto Cortesía: Fitch considera que la industria se enfrenta a varios desafíos

Pese a que las aseguradoras, las clasificadoras, y la CMF están monitoreando el impacto que pueda tener estas bajas tasas en las compañías de seguros de vida, desde Fitch creen que “el escenario es desafiante, pero el negocio es sostenible. Sin embargo, lo que se podría ver afectado son las tasas a las que se ofrecen dichas rentas o por el contrario el riesgo de inversiones al que están dispuestos asumir las aseguradoras previsionales”.

Con todo, Álvarez afirma que “la industria de seguros de renta vitalicia se mantiene actualmente sana, con procesos de suscripción competitivos pero que sin embargo se sostienen, en promedio, sobre el mantenimiento de márgenes positivos”.

Sobre este tema, agrega que “las normas respecto a reservas y los indicadores de cobertura son considerados robustos y dan, a juicio de Fitch, una visión positiva respecto a la capacidad de pago que tienen las aseguradoras participantes del segmento. 

Por otro lado, la ejecutiva de Fitch afirma que “la esperada aprobación de la ley de seguros, es considerado un desafío para este segmento de la industria, lo mismo que la potencial implementación de nuevas normas de contabilización internacionales como IFRS 17, las que podrían tener efectos en los requerimientos patrimoniales”.

Para Humphreys, “el tema de las rentas vitalicias debiese ser abordado en conjunto con las modificaciones al sistema de AFP”. De hecho, dice que “tal vez lo más relevante, es reconocer que se requiere aumentar la edad de jubilación y la tasa de cotización. De lo contrario es muy difícil que el sistema sea viable desde una perspectiva política”.

Con información de: Pulso Trader

También le puede interesar: Madrid ¿El seguro del coche cubre los daños por desastre natural?