Inicio Actualidad Inconvenientes de la reconversión monetaria

Inconvenientes de la reconversión monetaria

234
0
Compartir

La nueva reconversión monetaria que Venezuela enfrenta en estos momentos es uno de los acontecimientos más notorios de una economía débil y sin un aparente e inmediato rumbo fijo.

Actualmente el gobierno nacional optó por posponer la fecha de salida de la nueva moneda nacional en un lapso no mayor a 60 días.

Estas afirmaciones expresan claramente la falta de tiempo que realmente se necesita para que el sistema bancario pueda realizar el lanzamiento de los nuevos billetes que incluso su perfil y diseño han sido ya mostrados a la ciudadanía.

La Asociación Bancaria de Venezuela expresó recientemente, que el lapso de prorroga dado por el ejecutivo nacional es muy corto para su ejecución.

Está claro que el cambio monetario, no resuelve el problema económico existente, ya que para que la reconversión de una moneda sea exitosa deben subsistir en un periodo prudencial de tiempo ambas monedas para así adecuar y educar a los ciudadanos al nuevo cono monetario.

Sin embargo, el gran obstáculo de la actual moneda es justamente la hiperinflación que estamos actualmente padeciendo todos los venezolanos y que a su vez es causada directamente por el mismo cono monetario existente.

La visión de los expertos

El economista José Guerra expresa en su columna de opinión en el periódico web Finanzas Digital” lo siguiente:

“La moneda se transforma en su propio enemigo cuando la gente le pierde la confianza. La creación y destrucción de la moneda son parte del mismo proceso”.

Dicho en otras palabras, el bolívar como moneda oficial del estado venezolano está prácticamente eliminado. La grave crisis inflacionaria no solo se le atribuye un mal manejo de cálculo a nuestra economía, también la rápida, desorganizada e ineficiente emisión de dinero, ha originado un caos financiero en todo el país y esto por consecuencia directa de los malos cálculos del bolívar fuerte.

Los diferentes análisis financieros realizados recientemente por diferentes expertos en economía han llegado a la alarmante conclusión que, al cierre de 2018, la tasa de inflación será tan alta que llegarían a cerrar entre los 50.000% y 80.000% de intereses, esto si la tasa de inflación en los meses próximos se mantiene en un entorno “normal” que se encuentre en el 70,0% y 80,0% aproximadamente en el próximo diciembre del presente año.

Cabe destacar que dicho cierre no será exactamente igual a lo antes expresado, porque en una sociedad donde, por ejemplo, el costo de los artículos alimenticios de primera necesidad como el pan, que cambia su valor casi a diario, justifica sin ser un experto en la materia, que el cierre del ciclo inflacionario a fínales de año en Venezuela podría resultar en un grave caos económico y financiero.

Evidentemente, de ser así y de seguir en aumento la hiperinflación existente en Venezuela, se estaría hablando de un estado completamente dolarizado, lo que muchos han dicho y que ya se está empleando dentro del país al comprar artículos de primera necesidad en dólares, situación que está ocurriendo desde hace mucho tiempo son pocos los que realmente lo han entendido.

Sin embargo, el nuevo cono monetario anunciado por el presidente de la república Nicolás Maduro entraría en total vigencia y circulación en el mes de agosto, pero ya en el mes de diciembre habría perdido aproximadamente 70,0% de su valor, lo que da como resultado que para el primer trimestre de 2019 habría que replantear una nueva reconversión monetaria y así tendríamos un escenario económico evidentemente repetitivo y muy catastrófico.

Es decir, no solo el bolívar esta liquidado como lo hemos podido observar, sino que también es un trampolín para aquellos que poseen grandes bienes y que desean multiplicarlos, pero dejando cada vez más pobres a los que poseen una economía reducida, y son en su mayoría todos los venezolanos en general.

El alto costo de una moneda

El nuevo cono monetario no es un juego de caprichos, es altamente costoso llevarlo a cabo. Los costos de esta reconversión monetaria para una pronta circulación de cinco millardos de piezas en papel moneda aproximadamente, le estarían costando al estado venezolano la escandalosa suma de US$ 250 millones.

Dicha suma de dinero no soluciona el problema económico, de hecho, esta cantidad sería un gasto innecesario para la nación ya que se perderían totalmente al tener que, en un futuro próximo, realizar otro cono monetario.

Como sucede en los procesos inflacionarios del mundo, lo que vale hoy cuesta tres veces más mañana y para diciembre de 2018, el cambio económico ocasionado por la hiperinflación ocasionaría más aumento a nuestra economía, que es totalmente insostenible.

Soluciones a corto plazo

Para que una economía sea funcional, practica y simple, debe ser saneada bajo la supervisión de un estado venezolano comprometido al cambio estructural de la nación y este debe ser absolutamente severo en el buen manejo de los recursos económicos del país.

En otras palabras, el problema debe ser atacado de raíz para poder así fomentar una nueva y naciente economía que permita a todos los venezolanos salir de la crisis económica existente y fomentar la educación, el empleo y la estabilidad económica, acabando de una vez por todas con las causas que generan la hiperinflación.

Explicado de otra forma mucho más sencilla, el diseño de un nuevo plan económico integral para Venezuela debe darse en un corto, pero muy efectivo plazo que detenga inevitablemente la emisión indiscriminada de nuevos conos monetarios.

Y justamente el principal problema económico en nuestro país, es crear nuevos conos monetarios que en realidad nunca han solucionado ni solucionarán, la grave crisis de la hiperinflación, pero lo que si ocasionan es un caos económico premeditado.

Visto desde otro punto de vista, el nuevo cono monetario no es más que un paño de agua caliente que hace que los ciudadanos tengan un descanso o respiro económico momentáneo, que puede darse en unos pocos meses.

Pero luego de este “descanso financiero”, los venezolanos se enfrentan a un nuevo cono monetario que cuadriplica el costo de la vida de manera significativa, afectando duramente el bolsillo de los ciudadanos.

Cabe destacar que, para eliminar el nuevo control de cambio de manera eficiente, el mercado venezolano debe colocar el tipo de cambio en su valor real y no como la venido calculando sobre la base de una moneda extranjera, que no es nuestra moneda oficial.

El estado venezolano está en la obligación de sacar adelante a un país ávido de una economía estable y prospera que permita el buen vivir de sus ciudadanos.

Fuente: Jackson Silva – Nota de Prensa

Comenta y se parte nuestra comunidad

Somos Seguros no es responsable por comentarios emitidos por terceros en el foro.

Compartir