Gerd Altmann en Pixabay
Gerd Altmann en Pixabay

Google acaba de realizar un movimiento silencioso pero que será clave en Silicon Valley: qué significa que Verily entre en el negocio de los seguros.

Verily, la organización de investigación de Alphabet Inc. (matriz de Google) dedicada al estudio de las ciencias de la vida, acaba de anunciar que empezará a vender seguros de salud a través de una subsidiaria, Coefficient. 

La nueva aseguradora pretende ofrecer un tipo muy concreto de seguro de salud conocido como stop loss que implica que las empresas que pagan de su bolsillo los seguros de salud de sus empleados, compran un seguro de este tipo para que, una vez llegado a un punto determinado de dinero, la aseguradora pague el resto.

Es un segmento de los seguros que protege a los empleadores de grandes gastos inesperados, según explica la propia Verily. La nueva compañía está respaldada por Swiss Re Corporate Solutions, la unidad de seguros comerciales del Grupo Swiss Re.

El anuncio no es una sorpresa considerando que las tecnológicas llevan años investigando la mejor forma de hacerse un hueco en el mercado sanitario de Estados Unidos, valorado en más de 3 billones de euros. De hecho, recientemente, Google, hermana de Verily, alcanzó los 500 empleados en su división de salud Google Health.

Sin embargo, sí que constituye una de las primeras apuestas firmes en el sector que podría consolidar a una tecnológica como una colaboradora de las aseguradoras a largo plazo. 

Esto es lo que implica el lanzamiento de Coefficient

El movimiento constituye el primer gran paso monetizable de la compañía 

En primer lugar, Coefficient es uno de los primeros productos lanzados por Verily en el que se puede identificar una clara fuente de ingresos. 

Hasta ahora, los proyectos de Verily habían seguido la pauta de secretismo que suele envolver a todas las startups de tecnologías enfocadas en salud y ciencias de la vida—como Calico, de Google; o Neuralink, de Elon Musk—e incluían una serie de iniciativas ambiguas que sonaban a ciencia ficción. 

 

Lo más conocido es el Proyecto Baseline, una iniciativa para hacer un mapa de la salud humana a través de la investigación con universidades y compañías farmacéuticas.  

También ha colaborado en otras investigaciones, como por ejemplo, trabajando con la empresa farmacéutica Gilead para estudiar los trastornos inmunológicos y desarrollando algoritmos que pueden predecir las enfermedades cardíacas mirando a los ojos de un paciente.

Por tanto, podría decirse que la incursión en el sector de las aseguradoras se distancia de lo que ha hecho hasta ahora, pero tiene su lógica: las primas netas (importe que cobra la aseguradora por cubrir los riesgos derivados del seguro contratado) de la industria de seguros en Estados Unidos emitidas llegaron a 1,22 billones de dólares en 2018. 

Las compañías de seguros y actividades relacionadas contribuyeron con casi 630.000 millones, el equivalente al 2,9%, al producto interno bruto (PIB) de la nación en 2019, según la Oficina de Análisis Económico de los Estados Unidos.

Lea más en: Google apuesta por los seguros

Con información de: BI

También puede leer: Impacto de la pandemia en el negocio de los seguros