Inicio Actualidad Estos son los errores más comunes que matan a las nuevas empresas

Estos son los errores más comunes que matan a las nuevas empresas

12
0
Compartir

No importa qué tan diferentes o únicos puedan ser los proyectos en sus propuestas de valor, muchos de los errores que cometen las empresas son parecidos. En el mejor de los casos, estos errores retrasan el crecimiento y, en el peor, pueden significar la muerte de un proyecto si no se detectan a tiempo, tirando por la borda todo el trabajo que se hizo.

A continuación te presento cinco de los errores más comunes: 

1 . Buscar el producto perfecto para todos

Lo perfecto es enemigo de lo bueno. Cuando hablamos de productos con base tecnológica, solemos pensar que fue sólo la creatividad de sus inventores lo que hizo que su producto hoy sea “tan perfecto”, pero en ocasiones olvidamos sus inicios y tropiezos infantiles.

Quien dicta el rumbo del desarrollo son los clientes y estamos en una época en la que es posible mirar a detalle el comportamiento de los usuarios. Podemos saber qué tanto permanecen en nuestro sitio, cómo se relacionan con el servicio e incluso la retroalimentación directa de los clientes.

En lugar de retrasar el lanzamiento del producto en busca de obtener el producto perfecto, es más viable lanzar un producto mínimo viable e irlo modificando para que se adapte a los usuarios utilizando la información que su uso va generando. Esto le permitirá al producto final generar ingresos y ganar tracción más rápido, con un crecimiento acelerado y sostenible.

2. Ser todólogos

Todos tendemos a ser controladores en nuestras empresas. No sólo queremos dirigir un negocio, queremos construirlo con nuestras propias manos. Como si fuera nuestro bebé, no lo dejaremos ir, lo resguardamos en ocasiones en exceso. Este involucramiento excesivo es natural en los emprendedores y no es para menos, hay una importante inversión de tiempo, dinero y emociones en las empresas.

Sin embargo, hay un factor en común en los emprendedores que realmente destacan sobre el resto y es que sólo ejecutan ellos mismos las tareas en las que sobresalen, todo lo demás lo subcontratan o reclutan a personas más calificadas para realizar las tareas. En pocas palabras, se hacen de un equipo, tanto en lo interno, como en lo externo.

Como emprendedor, el truco no es ser todólogo, sino identificar las fortalezas y fortalecer las debilidades con otras personas que pueden ayudar a llevar el negocio en el rumbo del éxito.

3. No entender o no llevar un flujo de efectivo

Los emprendedores a menudo malinterpretan la dinámica de cómo manejar adecuadamente el flujo de efectivo. La realidad es que las startups comienzan a “quemar efectivo” desde el primer día, es decir, cada segundo de cada día cuesta dinero para operar.

Un estudio popular realizado por CB Insights sugiere que casi el 30% de las startups falla porque se queda sin efectivo. Una mala administración del efectivo es la segunda causa más común de fracaso en el emprendimiento, justo detrás de vender productos para los que no hay demanda.

Como emprendedor, se debe desarrollar una sólida comprensión de una amplia gama de principios económicos si se pretende que la empresa sobreviva y prospere. El “flujo de efectivo” es un concepto clave sobre el cual muchos emprendedores parecen confundidos a menudo.

Con una mala comprensión de estos conceptos, es completamente posible tener un negocio “en auge”, pero aún así tener resultados negativos en el flujo. Es básico tener una estimación de montos y tiempos en que se están quemando los recursos, para así poder planear un levantamiento de capital inteligente.

4. Enfocarse de más en alianzas

Si una alianza te obliga a realizar un nuevo presupuesto de ventas e ingresos, entonces vas por el camino correcto. Pero la realidad es que mayoría de las alianzas son sólo para relaciones públicas. Evita dedicarle demasiado tiempo a alianzas poco productivas y enfócate en las ventas, que suelen ser la solución a la gran mayoría de los problemas de las startups. Cuando tienes ventas, tus inversionistas son felices.

5. Diversificación prematura

Es común ver a emprendedores que apenas lanzaron un producto al mercado con respuesta positiva y ya están buscando lanzar otro proyecto para diversificar su propuesta de valor. Además de que esto es inviable económicamente hablando, incurriendo en gastos de investigación, desarrollo, marketing y lanzamiento, también es una manera de perder el enfoque del “core business”.

Para quien tiene alma de emprendedor serial, lo más sabio es esperar a que el primer producto se consolide y la empresa demuestre beneficios antes de pensar en la diversificación.

Fuente: Entrepreneur

Comenta y se parte nuestra comunidad

Somos Seguros no es responsable por comentarios emitidos por terceros en el foro.