Inicio Actualidad Descubre cuáles fueron las prioridades en salud para la OMS durante 2017

Descubre cuáles fueron las prioridades en salud para la OMS durante 2017

96
0
Compartir

Termina 2017 y la OMS hace balance de las prioridades en salud que han marcado su agenda este año y que probablemente lo hagan en 2018.

Guerra al tabaco

Un informe la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos mostraba que el control del tabaco puede ahorrar miles de millones de dólares y salvar millones de vidas. Estas medidas, señalaba el informe, también pueden reducir ampliamente el consumo del tabaco y proteger la salud de la población de las principales causas de muerte en el mundo, tales como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. A nivel mundial, hay 1.100 millones de fumadores de tabaco de 15 años o más, con alrededor del 80% viviendo en países de ingresos bajos y medianos. Aproximadamente 226 millones de fumadores viven en la pobreza.

Diagnóstico precoz del cáncer

Cada año mueren de cáncer 8,8 millones de personas, en su mayoría en los países de ingresos bajos y medianos. Uno de los problemas es que muchos casos se diagnostican demasiado tarde. Incluso en los países que disponen de sistemas y servicios de salud óptimos, muchos cánceres se diagnostican en una fase avanzada, cuando es más difícil que el tratamiento dé buen resultado. «El diagnóstico del cáncer en una fase tardía y la imposibilidad de recibir tratamiento condenan a muchas personas a sufrimientos innecesarios y a una muerte precoz», afirma Etienne Krug, Director del Departamento de la OMS de Enfermedades No Transmisibles, Discapacidad, Violencia y Prevención de Lesiones.

Según la OMS, todos los países pueden adoptar medidas para mejorar el diagnóstico temprano del cáncer. Las tres medidas para mejorar el diagnóstico temprano del cáncer son: sensibilizar al público acerca de los síntomas del cáncer y alentarlo a recurrir a la asistencia médica cuando los detecte; invertir en el fortalecimiento y el equipamiento de los servicios de salud y la formación del personal sanitario para que se realicen diagnósticos exactos y oportunos, y velar por que las personas con cáncer tengan acceso a un tratamiento seguro y eficaz, con inclusión del alivio del dolor, sin que ello les suponga un esfuerzo personal o financiero prohibitivo.

Aire enfermo

Más de una cuarta parte de las defunciones de niños menores de cinco años son consecuencia de la contaminación ambiental. Cada año, las condiciones insalubres del entorno, tales como la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior, la exposición al humo de tabaco ajeno, la insalubridad del agua, la falta de saneamiento y la higiene inadecuada, causan la muerte de 1,7 millones de niños menores de cinco años. En el primer informe, titulado ‘La herencia de un mundo sostenible: Atlas sobre Salud Infantil y Medio Ambiente’, se indicaba que una gran parte de las enfermedades que se encuentran entre las principales causas de muerte de los niños de un mes a 5 años —como las enfermedades diarreicas, el paludismo y las neumonías— pueden prevenirse mediante intervenciones que reducen los riesgos ambientales, tales como el acceso al agua potable y el uso de combustibles menos contaminantes para cocinar.

Depresión

Con unos trescientos cincuenta millones de casos en 2015, la depresión es un problema de salud pública que no cesa de aumentar en el mundo y que puede causar, además de sufrimiento, la interrupción de la actividad social, familiar y laboral de sus víctimas. De no tomarse medidas, según la OMS, las pérdidas económicas pueden alcanzar la gigantesca suma de un trillón de dólares anuales repartidas entre gobiernos, empleadores y familias debido a que esta enfermedad impide ir al trabajo y, además, supone un aumento considerable en los gastos de salud.

Niños sin vacunar

Un total de 12,9 millones de lactantes en el mundo (casi uno de cada 10) no fueron vacunados contra ninguna enfermedad en 2016, de acuerdo con las estimaciones de la OMS y el UNICEF. Ello significa, sobre todo, que no se les administró la primera dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP), por lo que corren un riesgo importante de contraer estas enfermedades potencialmente mortales. Además, se calcula que 6,6 millones de lactantes a los que se administró la primera dosis de la vacuna DTP no recibieron la serie completa de tres dosis de la vacuna en 2016. Desde 2010, el porcentaje de lactantes a quienes no se administra la serie completa de inmunización sistemática no ha aumentado y se ha mantenido en un 86% (que corresponde a 116,5 millones de lactantes), y tampoco se han observado cambios significativos en ningún país o región durante el pasado año. Este porcentaje queda lejos del objetivo mundial de alcanzar una cobertura vacunal del 90%.

Lactancia materna

Ningún país en el mundo cumple plenamente las normas recomendadas para la lactancia materna, según se indica en un nuevo informe de UNICEF y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en colaboración con el Colectivo Mundial para la Lactancia Materna, una nueva iniciativa para aumentar las tasas mundiales de amamantamiento. Solo el 40% de los niños menores de seis meses reciben lactancia materna exclusiva (únicamente leche materna) y solo 23 países registran índices exclusivos de lactancia materna por encima del 60%. Está demostrado que la lactancia materna tiene beneficios cognitivos y de salud tanto para los bebés como para sus madres. Es especialmente importante durante los primeros seis meses de vida, ya que contribuye a evitar la diarrea y la neumonía, dos de las principales causas de muerte en los lactantes. Además, las madres que amamantan presentan un riesgo menor de padecer cáncer de ovario y de mama, dos de las principales causas de muerte entre las mujeres.

Fuente: ABC.es

Comenta y se parte nuestra comunidad

Somos Seguros no es responsable por comentarios emitidos por terceros en el foro.

Compartir