Inicio Actualidad 2 Cuatro razones por las que cloud computing es el futuro

Cuatro razones por las que cloud computing es el futuro

231
0
Compartir

La computación en la nube no es la mejor solución o la opción más inteligente, sino que se trata de la única alternativa posible. Cloud computing es un elemento necesario para los negocios de cualquier tipo y ya hace años que dejó de ser un espacio reservado a los proyectos empresariales más innovadores.

En España, tal y como revela un reciente estudio de Quint Group, aproximadamente el 70% de las organizaciones coinciden en señalar el carácter estratégico de las soluciones IaaS y PaaS. Y es que, a día de hoy, aunque más de la mitad de las empresas invierte menos del cinco por ciento del presupuesto de TI en Cloud, según datos del mismo informe, casi todas reconocen que la computación en la nube es una tendencia imparable.

Sin embargo, el camino hacia la computación en la nube varía de empresa a empresa y, si bien algunas están muy avanzadas en su adopción, otras están comenzando su exploración y trabajando para identificar los beneficios que pueden lograr con la computación en la nube.

Cloud computing razones de peso para imaginar un futuro en la nube

Existen diferentes razones por las que una organización debería considerar al emprender su viaje hacia la computación en la nube y ninguna de ellas es que la competencia seguramente ya ha descubierto las ventajas del cloud computing.

Aunque éste podría ser un buen motivo para plantearse la migración a este entorno, en España el 18% de las empresas ya usan el cloud (Eurostat), existen otros argumentos que merece la pena plantearse al valorar la idoneidad de dar este paso. Son los siguientes:

1. La nube aumenta la velocidad y la agilidad del negocio

El entorno empresarial actual evoluciona a un ritmo cada vez más acelerado y eso añade una presión extra a los negocios, que deben ser capaces de responder más rápidamente a las cambiantes condiciones de mercado.

Desafortunadamente, los procesos de TI tradicionales no se corresponden con la velocidad que se necesita actualmente y, para ser competitivos, hay que conseguir reducir la duración de algunos procesos de negocio de días o semanas, a minutos. El cloud computing permite a las organizaciones desarrollar esta capacidad, mejorando los reflejos del negocio.

2. Cloud computing impulsa el ahorro

La infraestructura de TI tradicional es cara y no está al alcance de todo el mundo. Pero, con la llegada de la nube, los precios de los recursos físicos han bajado, y no sólo en lo concerniente a servidores, almacenamiento y red, sino también en cuanto a otros gastos operativos, relacionados directamente con esos recursos, como pueden ser las instalaciones y la energía.

Hoy, las organizaciones que han migrado a la nube han visto cumplidas sus expectativas a nivel de arquitectura. Si hasta el momento de tomar la decisión de optar por el cloud computing la adquisición de infraestructura se realizaba con poca frecuencia y en pequeñas cantidades, para controlar el gasto, hoy día pueden adecuar su inversión a las necesidades reales del negocio, y todo ello dentro de los límites del presupuesto fijado.

3. La computación en la nube es decisiva para la estrategia de atracción y retención de talento

El futuro del trabajo también pasa por la computación en la nube. Los mejores profesionales tratan de evitar que sus habilidades se queden atrapadas en tecnología obsoleta, porque eso limita sus perspectivas de carrera.

Por esta razón, la falta de adopción de la nube puede llevarles a buscar nuevas oportunidades de empleo en empresas de mayor madurez tecnológica, que, por otra parte, tienen más probabilidades de asegurarles un futuro más prometedor.

Al mismo tiempo, una estrategia de cloud computing puede funcionar como un imán de atracción de talento, que permita a la organización elegir entre los perfiles más cualificados, a la vez que retiene a sus mejores profesionales.

Sin embargo, el implementar planes prospectivos que impliquen la adopción de la nube también significa desarrollar habilidades, tanto en empleados actuales como futuros, lo que requiere de formación y capacitación.

4. El cloud computing fomenta la innovación en la empresa

El éxito en el entorno empresarial actual requiere algo más que velocidad. La innovación es uno de los componentes del éxito y se traduce en la capacidad de desarrollar nuevas ofertas, evaluar su posible adopción en el mercado y lanzar las que mayores posibilidades tienen de triunfar, descartando el resto.

Y, en este sentido, la computación en la nube también se pone por delante de la infraestructura de TI tradicional. Debido a que los recursos están disponibles tan rápido, es fácil experimentar con una nueva oferta muy rápidamente, gracias a un feedback más ágil y a unos procesos más efectivos.

La escalabilidad que caracteriza al cloud computing hace que sea más fácildesarrollar propuestas, de mayor valor y más enfocadas en los usuarios; y todo esto a un coste muy inferior al que hubiese supuesto llevar a cabo las pruebas de un producto previas a su lanzamiento utilizando una infraestructura de TI tradicional.

Las cuatro mencionadas no son las únicas ventajas de la nube, ya que cloud computing también marca la diferencia por su capacidad para aumentar la resiliencia de las aplicaciones, su potencial para incrementar la disponibilidad de la información y su efectividad en lo que respecta a seguridad y protección de datos.

Cloud computing es el futuro y así lo demuestran las últimas tendencias en la nube, que tienen que ver con el IoT, la computación cuántica y la inteligencia artificial.

Fuente: Entrepreneur

Comenta y se parte nuestra comunidad

Somos Seguros no es responsable por comentarios emitidos por terceros en el foro.

Compartir