El Banco Central de Venezuela (BCV) se ha propuesto mantener la política de intervención cambiaria con inyecciones de euros en efectivo al sistema bancario, con el fin de mantener la rienda corta al mercado paralelo de divisas e inducir una revaluación del tipo de cambio oficial.

De hecho, fuentes financieras informaron a Banca y Negocios que este jueves 31 de octubre se espera una nueva entrada de euros en efectivo para apuntalar la oferta de las mesas cambiarias. El monto ha sido estimado en 8 millones de euros para este 31 de octubre, lo que significa que la intervención ha sido de 36 millones de euros en lo que va de semana.

Esta decisión se toma para contrarrestar el efecto inflacionario de un incremento de la liquidez superior a los 2 billones de bolívares, que fue dirigido al pago de cuentas pendientes con proveedores y a sufragar el impacto del incremento del salario mínimo, el cestaticket y las pensiones en el sector público.

Hasta ahora, la estrategia monetaria del ente emisor ha funcionado para bajar los precios en el mercado no oficial, pero la devaluación en las mesas de cambio de la banca incluso ha resultado más aguda.

La gran pregunta es hasta cuándo podrá el BCV mantener esta vía de intervención constante en el mercado bancario de divisas, aunque, ciertamente, las dimensiones reales de la oferta y la demanda no son especialmente retadoras, debido a la caída histórica que acumula la economía nacional; sin embargo, son claras las dificultades financieras que atraviesa el Ejecutivo.

Los mercados financieros y las empresas, en general, esperan nuevos incrementos de liquidez en los próximos meses, como consecuencia del pago de bonificaciones de fin de año y bonos decretados por el gobierno, con el fin de generar alguna sensación de mejoría de cara a las festividades de fin de año y a la campaña que ya adelanta la periferia política del gobierno para las elecciones parlamentarias que se esperan para el primer trimestre de 2020.

Con información de: Banca y negocios

También le puede interesar: La economía de Venezuela sigue sin ver la luz en el túnel de la recesión