“La producción de seguros representa un tres y pico como porcentaje del PBI y ahí está incluido lo obligatorio; cuando se mira el dato sin lo obligatorio, es solo 1%.

En América Latina solo los voluntarios representan el 3% del PBI, por lo cual la Argentina tiene mucho por crecer. Y eso, sin comparar con países donde el seguro tiene un 10% de penetración.

Los índices tienen que ver con que hemos sido un país volátil y, en cuanto a la capacidad de respuesta de las compañías, hubo historias de incumplimientos durante mucho tiempo. Para nosotros es un activo esencial cumplir las promesas”. Así se expresa Fabio Rossi, CEO de ZURICH ARGENTINA, en declaraciones al diario La Nación, en las que repasa la situación del país, del seguro y de su compañía.

Sobre Argentina, entiende que afronta “un proceso gradual de estabilización” y que el camino elegido por el Gobierno, de convergencia económica “gradual”, es el más adecuado “para no generar impactos mayores”.

Por otra parte, afirma que este mismo proceso de transformación se vive en el mercado del seguro de Autos. “Por años, esta industria ha usufructuado de una rentabilidad financiera mayor a la que necesita tener, frente a una rentabilidad técnica no suficiente. Con el paso del tiempo eso se está corrigiendo y se tiene que corregir; a medida que baje la tasa de interés el resultado técnico tiene que ir mejorando. En este punto, el mercado está dividido: hay compañías como nosotros o QBE, que tenemos nuestras tarifas, en términos relativos, ya ajustadas a lo que tiene que ser. Otras compañías tienen sus tarifas ajustadas a otro modelo de negocio, y veremos cómo se desempeñan”, explica.

Ese “gradualismo” que afecta a la política y al seguro, también se deja notar en la regulación aseguradora. “Creo que la Superintendencia [de Seguros de la Nación] está trabajando de una manera diferente e intenta gradualmente darle mayor solvencia a la industria. En líneas generales, las exigencias hoy están en un nivel suficiente, pero es un camino que tiende a mejorar. Y hay distintas realidades por empresas. En términos generales celebro que el Gobierno y la Superintendencia hayan entendido que hay un trecho para recorrer”, argumenta el directivo.

Finalmente, respecto a la integración de su empresa con QBE – pendiente de las autorizaciones de las autoridades de control-, Rossi adelanta que la fusión deparará en Argentina un grupo con más de 2 millones de asegurados y que esta operación aportará valor tanto para los clientes, como para proveedores y distribuidores. “Somos dos compañías con pensamientos similares y con negocios en los que nos complementamos”, dice sobre la integración. Una prueba de esos pensamientos similares es, argumenta, que ambas han tenido como principal objetivo obtener unos buenos resultados técnicos frente a una obsesión por el beneficio.

Fuente: Inese