Acostumbrarte a seguir un horario y realizar unas actividades concretas antes de ir a dormir mejorará tu reposo nocturno. Te proponemos una rutina diaria para antes de acostarte que te ayudará a tener un sueño reparador.

QUE TU ÚLTIMO CAFÉ SEA DESPUÉS DE COMER

El café tiene un efecto estimulante que nos hace mas difícil la tarea de relajarnos y dormir

Aunque también es cierto que no todos metabolizamos igual la cafeína: depende de la genética, la sensibilidad del sistema nervioso central, y otros factores como la dieta o los fármacos que se están tomando.

El enzima CYP1A2 es el encargado de metabolizar la cafeína en el hígado y dependiendo de las características de cada persona es más o menos activo, por ejemplo en las personas que metabolizan la cafeína más despacio, el efecto estimulante tiende a ser más duradero.

EVITA EL DEPORTE INTENSO EN LA NOCHE

En vez de pesas o ejercicios que requieran de mayor intensidad prueba con actividades como el yoga que son esenciales para relajarnos

Dos horas antes de ir a dormir no conviene realizar actividades físicas de intensidad, como por ejemplo correr, nadar o hacer pesas.

Aunque hacer ejercicio suele generar una sensación de bienestar, también activa nuestro sistema nervioso al generar endorfinas.

A muchas personas esta «activación» les impide relajarse, con lo que conciliar el sueño se convierte en una tarea difícil, si emabargo ejercicios de respiración como el yoga o andar a un ritmo tranquilo pueden relajarte y ayudar a dormir.

CENA TEMPRANO

Para una buena digestión es importante no comer y luego acostarse, por lo que recomendamos esperar al menos dos horas para tomar un descanso.

 Te conviene cenar al menos dos horas antes de meterte en la cama para que tu cuerpo haga una buena digestión.

Mientras estamos durmiendo, nuestro sistema digestivo trabaja más lento y la digestión se hace mucho más pesada. Además, los jugos gástricos tienden a subir al esófago.

Además, a la hora de planificar el menú es preferible que te decantes por las preparaciones ligeras, para que el estómago y el intestino trabajen sin tener que sobrecargarse.

Pescado a la plancha, tortilla a la francesa, cremas o sopas… Son algunas de las preparaciones más adecuadas para la cena. Tu cuerpo lo agradecerá.

 DESCONÉCTATE

Desconéctate del teléfono, Televisor, tablets y demás objetos y veras que sera mas fácil conciliar el sueño.

El insomnio tecnológico es uno de los problemas más comunes en la sociedad actual y para evitarlo, es fundamental trates de desconectar de las nuevas tecnologías unas horas antes de acostarte.

Según un estudio de la University of East London (Reino Unido), dejar de mirar el teléfono dos horas antes de ir a dormir te proporciona más felicidad y un mejor sueño.

Además, se ha comprobado que la luz azul que emiten las pantallas inhibe la producción melatonina que es conocida como la hormona del sueño

RELÁJATE

Despeja tu mente

Cuando falten unos 30 minutos para acostarte, empieza a relajarte y piensa en dormir, de este modo tu cerebro recibe la «orden» de que es hora de descansar y te será más fácil relajarte.

Lo ideal es que te acostumbres a seguir una rutina relajante como escuchar música, leer un libro tranquilo o ducharse con agua caliente, mantener un horario fijo a la hora de irte a dormir y levantarte también te será de gran ayuda.

Dormir es una necesidad evolutiva pero el  sueño también se va modificando con la edad, es que además, en los últimos años los cambios en el ritmo de vida de las sociedades, los ajustes horarios o los trabajos por turnos han afectado su calidad, por eso te aseguramos que si sigues estos consejos tus hábitos de  descanso mejoraran visiblemente.

Con información de: Saber Vivir TVE

También te puede interesar: Jengibre: Beneficios y propiedades que quizás no conocías.